LLOPISTuvimos la oportunidad de hablar con la directora técnica de Almendras Llopis, Cristina Llopis. Con raíces que se remontan a 1923, la empresa española consolidó su reputación en la implantación internacional del mercado de las almendras. Sra. Llopis compartió algunas informaciones sobre cómo es estar al frente de una empresa de esta trayectoria, algunos de los desafíos que enfrenta y como contribuyó el sistema Cablevey.

Con casi 50 años de existencia, Almendras Llopis es una empresa con mucha historia. ¿Para Ud., cual es la importancia de la tradición? ¿De que manera la empresa ha mantenido contacto con la tradición?

Almendras Llopis es una empresa familiar. Estamos orgullosos de ser una empresa familiar. En nuestra opinión es muy positivo que la familia esté inmersa en los procesos y estén en contacto con la planta todos los días, y se pongan al frente de los problemas para inmediatamente darles solución. Esto nos da una gran flexibilidad que aprecian nuestros clientes.

Vicente Llopis, el presidente de la compañía, Maria Jose Llopis, CEO, y yo, directora técnica, trabajamos junto con otras 80 personas para poner en valor esa tradición y conocimiento de la almendra.

IEn la imagen: De izquierda a derecha, la Directora Técnica Cristina Llopis, el Presidente de la Compañía Vicente Llopis y la Directora Executiva Maria Jose Llopis.

IEn la imagen: De izquierda a derecha, la Directora Técnica Cristina Llopis, el Presidente de la Compañía Vicente Llopis y la Directora Executiva Maria Jose Llopis.

¿Cuál es la parte más importante de Almendras Llopis? ¿De qué maneras su historia ha contribuido para su actual visión y valores?

Lo que más nos diferencia como empresa es nuestra fiabilidad y solvencia que ponemos todos los días a disposición de nuestros clientes. Nuestra solvencia en ofrecer siempre la mejor solución y la de mejor calidad en los productos que ofrecemos.

Estos valores de calidad, solvencia y responsabilidad se han ido afianzando durante la trayectoria que nuestra empresa y nuestra familia ha tenido durante estos casi 100 años de historia.

¿Qué diría que ha cambiado más desde los primeros años de la empresa? ¿Qué desafíos enfrentó su familia y cómo se comparan con los que enfrenta la empresa hoy?

Los retos durante estos años han sido muchos y se ha evolucionado hacia una empresa más versátil, hemos diversificado productos, mercados y hemos segmentado mejor nuestra cartera de clientes. Grandes inversiones en nuevos equipos, tecnología y procedimientos nos han permitido evolucionar hacia la empresa que somos ahora y ha permitido esa diversificación.

Durante estos últimos 100 años y trabajando con un producto agrícola hemos tenido que lidiar con retos importantes, bajadas de cosecha en España, el estreno de California como productor de almendras, implantación en mercados de exportación fuera de España, la constitución del mercado único europeo y de la moneda única, el Euro.

Yo diría que los retos y las oportunidades siempre están ahí y lo mejor es saber adaptar la organización a ellos.

¿Qué significa para Ud. trabajar en este importante campo de la industria alimentaria?

Trabajar en la Industria Alimentaria es un reto y una responsabilidad, pero también nos permite desarrollar nuestra tarea en un sector con muchos cambios, novedades y siempre oportunidades de mejora lo que es tremendamente enriquecedor. Es muy bonito trabajar con un producto natural, saludable y sostenible, lo que ya de por si una bonita carta de presentación.

¿Qué tan importante diría Ud. que es el control de calidad? ¿En los últimos años, cree que ha sido facilitado por las nuevas herramientas o dificultado debido al creciente tamaño y velocidad de las operaciones?

El Departamento de Calidad es una de las partes más importantes para Almendras Llopis. Con la creación del mismo, Almendras Llopis tuvo la oportunidad de abrirse a nuevos mercados y de trabajar con las principales empresas en todo el mundo. Las certificaciones BRC, IFS y los estándares de calidad de nuestros clientes son nuestros objetivos a nivel de calidad. El crecimiento de Almendras Llopis y la incorporación de personas de distintas orígenes y culturas nos han aportado aceleración en el cambio, transformación, innovación siempre manteniendo el espíritu de tradición y familiar.

Llopis

Llopis

¿Cuáles son las mayores dificultades en trabajar con almendras? ¿Alguna vez ha sentido que un equipo no se adaptaba a sus necesidades especificas de producción? ¿En qué manera?

Almendras Llopis siempre ha intentado adaptarse a lo que sus clientes, los mercados y los equipos humanos estaban demandando. Es por eso, que siempre hemos buscado la mejor manera para conseguir los objetivos marcados. Si no lo hemos encontrado en el mercado, lo hemos desarrollado internamente. Los desafíos a los que las empresas se enfrentan hoy en día, son complejos y están en constante evolución. En los últimos años las tecnologías han cambiado constantemente y herramientas como inteligencia artificial, big data están siendo ya una realidad para obtener objetivos. El Covid-19 ha creado incertidumbre, dificultad económica, por eso la tecnología debe de implantarse

en nuestras empresas y uno de los desafíos en el caso del sector de las almendras también debe de ser ese. Hacer que nuestras empresas implementen la última tecnología. Es un producto que viene del campo y aunque se ha mejorado mucho en los tratamientos que recibe debemos de seguir investigando para entregar a la industria y al consumidor la mejor calidad y el producto mas sano y saludable.

¿De qué maneras han las nuevas tecnologías permitido mejoras? ¿Ha Cablevey Conveyors contribuido a hacer un mejor producto?

Las materias extrañas cero es un objetivo de Almendras Llopis. Siempre hemos buscado un transporte que estuviera cerrado. Los sistemas neumáticos tienen la pega de romper el producto por muy despacio que se transporten y no sirven para todos los procesos. Cablevey nos parece una alternativa positiva para el transporte de productos, porque está cerrado, mueve el producto de forma cuidadosa, y no utiliza el aire para ello.

La seguridad alimentaria es muy importante para Almendras Llopis. El mercado nos exige mejorar en este sentido. Como es un producto agrícola se ha invertido mucho en eliminar las materias extrañas endógenas, pero no debemos de olvidar las materias extrañas exógenas que accidentalmente se pueden incorporar al producto por lo que los equipos se deben seleccionar siguiendo criterios de seguridad alimentaria.

Con Cablevey hemos buscado esa seguridad alimentaria y también de limpieza.

¿Qué piensa Ud. sobre los procedimientos de limpieza del sistema Cablevey? ¿Han contribuido para un mayor nivel de productividad?

Tienen distintos sistemas de limpieza. Dependiendo del producto se debería de usar uno u otro. En cualquier caso, hay varias alternativas, para poder limpiarlo sin desmontar, lo cual ahorra tiempo de producción.

Una de las principales ventajas del sistema Cablevey es la reducción de la rotura de partículas a niveles casi nulos. ¿Qué impacto tuvo este aspecto para su producción?

El producto es transportado de forma cuidadosa y rompe muy poco. Otros transportes tienen las ventajas del Cablevey, como el transporte neumático, pero por muy despacio que se transporten, rompen el producto, y otros como los elevadores de cangilones no rompen el producto, pero están abiertos. Cablevey combina ambas cosas, y aunque rompe un porcentaje es muy pequeño.

¿Está satisfecha con las mejoras aportadas por Cablevey Conveyors a su proceso de producción? ¿Cuál ventaja destacaría como la más valiosa?

No puede ser el único transporte de una industria, pero estamos satisfechos en los puntos de la planta donde se ha colocado. Seguirá siendo una alternativa en nuestras inversiones. El mayor valor que te aporta está en la seguridad alimentaria, limpieza en la planta y flexibilidad en los diseños de las líneas.

¿Y cuáles son los planes para Almendras Llopis en el futuro próximo?

Incorporar siempre la última tecnología en la planta y en los procesos, buscando la sostenibilidad, seguridad alimentaria, seguridad laboral y eficiencia. En nuestro futuro próximo, Almendras Llopis quiere ampliar su porfolio de productos, siempre manipulando solo almendra en nuestra planta, lo que es un fortalecimiento a nivel de alergenos.